sábado, 8 de agosto de 2015

En Gibraleon hemos perdido democracia

Así es, después de los últimos resultados electorales y visto el planteamiento que tiene el Gobierno Local, en manos de la mayoría absoluta del PSOE, podemos asegurar categóricamente que en Gibraleón hemos perdido en Democracia. A continuación un par de botones de muestra:
1º.- Si en la anterior legislatura IZQUIERDA UNIDA consiguió que se habilitara un despacho dentro del ayuntamiento para todos y cada uno de los partidos que tenían representación en la Corporación, para que el Ayuntamiento no fuera el cortijo particular del que gobierna y ganase en pluralidad, este Gobierno los ha eliminado. El PSOE vuelve con la consigna de “A la oposición, ni agua. El ayuntamiento es nuestro.”
Además, IZQUIERDA UNIDA consiguió que esos despachos fueran ocupados por un secretario por partido para atender las quejas de la ciudadanía que optaba por ir a la formación política en la que creía. Eran secretarios de partido, no asesores ni cargos de confianza del alcalde como ha denunciado el PSOE. Como de costumbre, dicen verdades a medias que son mentira.
En cambio, ahora, Lourdes Martín ha eliminado ambas medidas sólo para los partidos de la oposición, porque al PSOE le ha dado despacho y persona que lo atiende, como asesora de la alcaldesa,  con un salario de 19000€, es el sueldo de Charo Santiago, que por la puerta de atrás hará las veces de 10ª concejala.
De hecho el gobierno local actual nos costará 25.000 € al año más que en la anterior legislatura, el ahorro que dicen que han hecho es en laminar todo intento de oposición, es decir, a costa de exterminar la DEMOCRACIA local.
2º.- Si en la anterior legislatura IZQUIERDA UNIDA consiguió que los Plenos fuesen cada mes y en horario de tarde, ahora los Plenos son cada 2 meses y a las 9 de la mañana. La jugada está clara, así va menos gente a los Plenos y la ignorancia se manipula mejor. IZQUIERDA UNIDA consiguió que  se aprobara el derecho de las personas del público a hablar en los Plenos. Ahora se va a gobernar de espaldas al pueblo.